La decantación es un proceso básico en cualquier proceso de depuración, puesto que sirve para eliminar los sólidos sedimentables que hay en el agua. Este tipo de residuos no pueden ser retenidos mediante otros métodos debido a su densidad y tamaño.

El papel del decantador lamelar es el de separar elementos semipesados y pesados en suspensión en el agua para que, posteriormente, se pueda llevar a cabo el tratamiento de esas aguas sin ningún tipo de problema.

La ventaja de los decantadores lamelares es que el sistema lamelar permite que la distancia que deben recorrer las partículas hasta que decanta sea mucho menor. Con ello, se aumenta la capacidad de clarificación respecto a los decantadores tradicionales.

No announcement available or all announcement expired.